La proliferación de bares en ese sector residencial de la ciudad ha ocasionado la molestia de sus habitantes ya que su descanso se ve arruinado debido a los excesos de volumen de la música, e incluso de los clientes, aun entre semana.

Uno de los habitantes del sector declaró que las autoridades locales deben intervenir de forma inmediata y tomar los correctivos necesarios para que se respete los derechos de toda la comunidad.